Zona gamer: Heavy Rain

Heavy Rain

Heavy Rain es uno de esos juegos por los que me daba rabia no tener una PlayStation 3. Me llamó muchísimo la atención desde que salió pero no tenía manera de jugarlo. El año pasado, después de que mis amigos me regalaran la consola, otro amigo me dejó el juego, así que le pude poner las manos encima después de tantos años de espera. ¿Ha valido la espera o el juego ha sido una completa decepción? Si tenéis curiosidad sobre lo que me ha parecido, sólo tenéis que seguir leyendo.

La trama gira alrededor del Asesino del Origami, un hombre que tiene aterrorizado a todo el país, ya que ha matado a 8 niños en dos años, y que es perseguido por la prensa día y noche. Pese al constante trabajo que le dedica a su caso el departamento de policía local, se ha de sumar el FBI, ya que no hay pistas ni testigos de sus hechos, y todo está envuelto en un extraño halo de “misterio” y “oscuridad”.

El modus operandi del Asesino del Origami es siempre el mismo: rapta a niños de 9 a 13 años a plena luz del sol y siempre sin testigos ni pruebas, la víctima permanece desaparecida varios días y, entre el tercer y el quinto día, su cuerpo aparece sin vida en un descampado con una figura de origami en su mano, una orquídea en el pecho y la cara cubierta de barro. Todas las víctimas mueren ahogadas en agua de lluvia.

Durante el juego controlaremos a varios personajes distintos a lo largo de los capítulos, alternando entre unos y otros y viendo como la historia avanza desde distintos puntos de vista. Lo interesante del Heavy Rain es que todas las decisiones están en tu mano, y dependiendo de lo que contestes a las personas con las que interactúas, o cómo te  comportes, la historia avanzará de una manera u otra. Aunque esto es lo más divertido, también es lo más agobiante: no elegir lo adecuado puede desembocar en un mal final de la historia. Y a mí me ha agobiado bastante. Hay ciertos momentos críticos en los que se te pueden morir los personajes que controlas, y esto también afectará al desarrollo del final. Cada personaje es importante y cada decisión te hará dudar entre seguir lo ético o arriesgar todo para salvar al niño secuestrado.

La historia del Heavy Rain es entretenida. Más que jugar parece que estemos viendo una película, de ahí el apodo de “película interactiva”. Un buen thriller psicológico que nos mantendrá enganchados a la consola durante horas. En contraposición a la historia están los controles: creo que no he jugado a algo tan apocalíptico nunca. Los controles se salen de lo normal y muchas veces me ha costado trabajo mover al personaje por el escenario ya que no iba hacia donde yo quería, hasta el extremo de que me era complicado acercarme a algún objeto, o incluso acababa dando vueltas intentando adivinar a dónde tenía que ir porque la cámara también es de aquella manera.

En general, me ha gustado bastante y ha cumplido las expectativas que tenía: una historia más que aceptable y una jugabilidad distinta, aunque peca en los controles. Más pronto que tarde espero volver a reencontrarme con Quantic Dream y hacerme con el Beyond: Dos almas para disfrutar de una experiencia similar. A fin de cuentas, se agradece que las empresas arriesguen y nos traigan algo distinto de vez en cuando.

Quizá quisiste decir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>