Un poco de literatura: El libro de los portales

el-libro-de-los-portales

Cuando hace años fue el boom de Memorias de Idhún y la mayor parte de la gente de mi clase se los compraba y leía, yo estaba demasiado centrada en Eragon y sus dragones para fijarme siquiera. La verdad, le gustaba a tanta gente que me quitaba las ganas leérmelos. Aún así siempre me ha quedado la espinita clavada por no haberlo hecho y miraba de reojo las obras de Laura Gallego. Cuando vi El libro de los portales el verano pasado y leí la sinopsis, vi que tenía buena pinta y pensé que esta sería una buena manera de empezar. Ha estado un año en la estantería pero ahora, y tras leerlo, sólo puedo decir que debería haber empezado antes a devorar sus libros. Porque sí, eso es lo que he hecho con El libro de los portales: devorarlo.

«No existen fronteras para aquellos que se atreven a mirar más allá. Los pintores de la Academia de los Portales son los únicos que saben cómo dibujar los extraordinarios portales de viaje que constituyen la red de comunicación y transporte más importante de Darusia. Sus rígidas normas y su exhaustiva formación garantizan una impecable profesionalidad y perfección técnica en todos sus trabajos. Cuando Tabit, estudiante de último año en la Academia, recibe el encargo de pintar un portal para un humilde campesino, no imagina que está a punto de verse involucrado en una trama de intrigas y secretos que podría sacudir los mismos cimientos de la institución».

El tema de los portales me llamó la atención desde el principio. Dibujas uno, siguiendo unas coordenadas, en un sitio, y su gemelo en el sitio al que quieres llegar, activas una contraseña y ¡tachán! puedes viajar en un instante a un sitio que está a miles de kilómetros. Los portales, el teletransporte, la puerta mágica de Doraemon o la aparición de Harry Potter. La facilidad de moverse entre sitios lejanos en pocos segundos es algo que siempre me fascinó, así que ¿por qué no darle una oportunidad a un libro que se centra prácticamente en esto?

El libro de los portales es un libro muy facilito de leer, engancha y es de lectura rápida. Me duró apenas dos semanas y eso que no le dediqué tiempo todos los días. La trama está muy bien desarrollada, hay bastantes personajes cuyas historias, que parecen separadas, se acaban entrelazando, y la forma de ser de los personajes está bien cuidada aunque siguen el prototipo de chico muy inteligente que se le da mal lo que no sea estudiar y chica de corazón de piedra que al final resulta ser un encanto. Tirando hacia el final del libro la cosa se empieza a poner más interesante aunque las últimas páginas me dejaron, quizá, un poco fría.

Pese a los pequeños fallos que pueda tener, el libro me ha encantado. Y no me da llegado la hora de ponerle las manos encima a otro libro de Laura Gallego. Con este ya son 6 los libros leídos este año, aunque teniendo en cuenta que me he propuesto leer 15 libros durante el 2014, creo que voy con un pelín de retraso. ¿Conseguiré alcanzar mi meta?

Quizá quisiste decir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>